La Corte se lavó las manos

Finalmente llegó el fallo de la Corte Suprema y no hubo sorpresas. Se impuso el espíritu salomónico que intenta dejar feliz a todo el mundo pero que en realidad, en el fondo, no deja feliz a nadie aunque si hubiera que elegir un “ganador” podríamos decir que fue el oficialismo.

Escuchá el podcast de Claudio Gurmindo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Name