Vence la adenda del contrato con Bolivia y podría disparar la importación

El menor despacho del gas boliviano fue uno de los factores que forzó al uso de GNL y hasta carbón en la última ola de calor.

Las negociaciones entre ambos países se frenaron a la espera del cambio de gobierno en Bolivia. De no acelerarse, Argentina deberá importar el doble de gas y pagar US$1.000 millones extra por año.

Escuchá la columna completa de Victoria Terzaghi acá:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Name *