Vacunas, miserias y percepción

Seguramente, cuando cada uno de nosotros sienta el pinchazo de la segunda dosis (o la primera en el caso de recibir una vacuna de dosis única) y creamos que empezamos a recuperar la tan añorada “normalidad”; el inaceptable, bochornoso y miserable vacunatorio vip, será apenas un mal recuerdo. No importarán los médicos que murieron por no ser vacunados ni los jóvenes de la Cámpora que se fotografiaron al ser vacunados, y todo quedará desdibujado tras una percepción de felicidad mucho más fuerte que cualquier realidad por peor que esta sea.

Escuchá el podcast de Claudio Gurmindo: