Axel, el macho argentino

Adivinen quién dijo esto:

  • “Tenemos la oposición más destructiva del mundo”.
  • “No es un invento argentino interrumpir la presencialidad. Es muy difícil que aquellos que le hicieron tanto daño a la educación hoy se paren como sus defensores”.
  • “Federico Basualdo es un excelente profesional”
  • “El epicentro de esta segunda ola es la Ciudad de Buenos Aires”.
  • En la Ciudad, la incidencia de casos cada 100 mil habitantes es el doble que en la Provincia. La probabilidad de contagiarse es el doble.
  • Pensábamos que Larreta era diferente, que tenía responsabilidad de gestión, pero resultó ser igual que Macri y Bullrich.

Si, seguramente acertaron. Lo dijo Axel Kicillof. Un tipo duro que suele ponerle voz a lo que piensa Cristina Kirchner y un militante de la pelea sucia que se siente cómodo en el barro. Es, además de Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, uno de los dos elegidos por la vicepresidenta para suceder a Alberto Fernández (el otro es su hijo Máximo, claro). El actual Presidente sirvió como “experimento político” que le dio un excelente resultado electoral al Frente de Todos, pero consiguió un pobre resultado tanto en el terreno judicial como ideológico y ya nadie lo mira seriamente con posibilidades de ser reelecto.

En cambio Kicillof es “del palo” de La Cámpora y eso lo convierte en un leal que hará honor a la forma de ver el mundo y elegir la economía que le gusta a Cristina. No como el actual ministro Guzmán que quiere arreglar con el FMI, reducir el gasto público y parar con la impresión de billetes sin control para intentar que no siga creciendo la descontrolada inflación. Además, al bueno de Martín (dice Máximo) le falta mucha, pero mucha cintura política. Y lo demostró al intentar echar a un subordinado, Federico Basualdo Richards, por diferencias a la hora de planificar los aumentos de la tarifa de luz, sin pedirle permiso a la Jefa de la coalición y confiado en que con el visto bueno del Presidente era suficiente.

Federico es sociólogo recibido en la Universidad de Buenos Aires e hijo del reconocido economista Eduardo Basualdo, quien integrara la plana mayor de YPF durante la presidencia de Cristina. Tanto padre como hijo trabajaron con Kicillof y tienen un vínculo muy estrecho con el actual gobernador que data de mucho tiempo. Además, en los últimos años Basualdo hijo escribió una serie artículos sobre energía en el portal “El Cohete a la Luna” que dirige el periodista Horacio Verbitsky, en los que acostumbraba criticar duramente a las compañías eléctricas, especialmente a Edenor y Edesur.

“Basualdo se va por incompetencia. Se le pidieron escenarios de costos que nunca presentó. Tampoco avanzó con un eje fundamental de la gestión, que es la    segmentación de tarifas. Ese pedido se hizo en diciembre de 2019″, comentaron desde el entorno de Guzmán. Pero Basualdo no se fue y quien sí perdió gran parte de su   poder y quedó cerca de la humillación fue uno de los ministros más eficientes que tiene el gobierno de Alberto Fernández.

Por ahora (y todo parece indicar que por siempre) el ala dura del Gobierno se va imponiendo, no perdió ni una sola de las batallas que encaró. Mientras tanto su “Santo Patrono” Axel sigue planificando retenes de fin de semana para complicarle la vida a quienes intentan cruzar de la Ciudad de Buenos Aires a la Provincia, los castiga por haber votado a Rodriguez Larreta y, como a él tanto le gusta, hace tronar el escarmiento de la divina idiología.

Escuchá el podcast de Claudio Gurmindo: