En medio de la transición del nuevo gobierno, con la absorción del Ministerio de las Mujeres por el de Capital Humano y con todas las incógnitas acerca de cómo continuarán las políticas de género en la nueva gestión; un técnico de computación en Famaillá, fue condenado por violación de la intimidad en un contexto de violencia de género. Escuchá la columna de Mariana Carbajal acá