LA PROTESTA POLICIAL EN MISIONES Y EL TEMOR AL EFECTO CONTAGIO; POR CECILIA DI LODOVICO

LA PROTESTA POLICIAL EN MISIONES Y EL TEMOR AL EFECTO CONTAGIO; POR CECILIA DI LODOVICO

La Provincia de Misiones ha pasado ya más de una semana en conflicto. El epicentro de la protesta está en el Comando Radioeléctrico de Posadas, sobre la calle Uruguay, a pocos metros del paso Internacional. ¿Qué es lo que piden? un 100% de aumento. Rechazaron la oferta del 30 por ciento del gobernador Hugo Passalacqua.

 El acampe está conformado, principalmente por policías retirados. Los efectivos en actividad permanecen en las comisarías de forma pasiva. En Puerto Iguazú solo hacen guardia 2 por comisaría. La gente llama por alguna emergencia y les dicen que no pueden asistir. A esas llamados están respondiendo las fuerzas federales, ya que Patricia Bullrich, rápida de reflejos, armó un comité de crisis conformado por gendarmería, prefectura y PFA que están atendiendo a la población

Los manifestantes sin embargo, respaldan a Bullrich y a Milei. Piden que intervenga Nación. En el acampe se podían leer carteles cómo «Milei saca estos corruptos» «Milei no dejes que nos roben».

¿Cuál es la postura del Gobierno nacional?  palabras más, palabras menos: que el problema es de Misiones y la provincia debe encargarse de solucionarlo.

 

Escuchá la columna completa acá

NO HAY PLATA PERO HAY QUE CUIDAR AL PRESIDENTE; POR CECILIA DI LODOVICO

NO HAY PLATA PERO HAY QUE CUIDAR AL PRESIDENTE; POR CECILIA DI LODOVICO

Milei viajó a Bariloche para participar del Foro Llao Llao y, por primera vez, usó uno de los aviones de la flota presidencial: El Tango 11.  Hace solo un mes el Gobierno había anunciado que trasferiría toda la flota presidencial a las Fuerzas Armadas para mostrar reducciones en los gastos del Estado en consonancia con su programa de ajuste. Como medida anticasta dijo que durante su gestión tomaría vuelos comerciales Tras el ataque de Irán a Israel, Javier Milei comenzó a tomar más en serio su propia seguridad.  “No hay plata pero hay que cuidar al presidente”, dijo Bullrich al anunciar que el presidente dejaría de usar vuelos de línea.  El conflicto bélico no hizo más que desnudar lo evidente. Para justificar el cambio, el Ministerio de Seguridad se basó en un rimbombante “Informe de Seguridad Presidencial en traslados aéreos”